Probablemente te dispongas a realizar tu primer viaje al extranjero de 2/3 días. Te has decidido a hacer un viaje de amigos, familia o en pareja y te apetece salir de España. La cuestión es que la oferta de destinos es tan variada que no sabes por dónde empezar.

Lo que tienes claro es que quieres que sea un destino europeo. Te vas de puente y únicamente dispones de 3 días para viajar. Pero son tantas las ciudades bonitas y turísticas, que tiene Europa, que no sabes cuál elegir. Seguramente, muchos de tus amigos y conocidos, incluso te hayan aconsejado y recomendado, y probablemente sean tantas la opiniones que te hayan dado, que sigues indecisa o indeciso.

Por ello, en este artículo, queremos hablarte de las mejores 10 ciudades europeas, que hay que visitar, sí o sí en una escapada o puente. Una recopilación de las 10 ciudades europeas, que más amantes tienen y los motivos por los que debes visitarlas en pareja, amigos o familia. Toma nota, porque después de este artículo, querrás tomarte una temporada sabática para poder visitarlos todos.

Las mejores 10 ciudades de Europa para visitar

A continuación te mostramos la mejor lista con las 10 ciudades más atractivas de Europa, con los motivos por los que no puedes perderte cada uno de estos destinos turísticos europeos tan idílicos y visitados. Toma nota, estamos seguros, que tras leer este artículo solo pensarás en hacer las maletas.

Pasar 3 días visitando Roma

En España tenemos la suerte que son varias las compañías aéreas, tanto lowcost como con precios standard, que vuelan a Roma varias veces por semana: Alicante, Valencia, Madrid, Barcelona, Sevilla… Con un trayecto medio de 2 horas y media, desde el origen hasta el destino. Esto es uno de los aspectos, que hacen de Roma un destino nada desdeñable, cuando tenemos un puente de 3 días para hacer una escapada por Europa.

Sin duda, Roma es una ciudad rica en cultura que puedes visitar en 3 días, durante los cuales aprenderás y te empaparás de historia y, por supuesto, arte. En esta ciudad eterna, como muchos la conocen, se han desarrollado los imperios más importantes de nuestra cultura occidental, como el Imperio Romano. Además de los movimientos artísticos más importantes e influyentes de historia como el Barroco o el Renacimiento, aunque en menor medida (Si queremos disfrutar de esta corriente artística debemos visitar Florencia).

En 3 días, podrás visitar la ciudad con más iglesias del mundo. Cada una de ellas, verdaderas joyas artísticas y arquitectónicas, tanto por dentro como por fuera, sin importar el tamaño. Pero también importantes ruinas romanas, como el Circo Maximo, el Foro Romano, o el Coliseo.

No podemos olvidarnos de la gastronomía de Roma. Si hay algo por lo que Italia entera es conocida, a parte de por su cultura, es su gastronomía. En Roma podrás disfrutar de las mejores pastas y pizzas, pero también de deliciosos paninnis de porccetta. Sin olvidarnos del apartado postres, como el tarttufo (que deberás tomarlo en la piazza Navonna, sentado en la Fontana dei Quattro Fuimi) o los canolli (típicos de Sicilia, pero que podrás disfrutar también en esta ciudad).

Por último, no puedes marcharte de esta estupenda ciudad, sin haber visitado la famosísima Fontana di Trevi, y haber pedido un deseo con una moneda en ella. Una vez hayas estado en Roma, entenderás por qué ha sido uno de los escenarios más utilizado en el cine, y por qué la Princesa Ann la escogió para sus «Vacaciones en Roma«.

Disfrutar de 3 días en París

¿Qué tendrá París, que a todo el mundo encanta? La que es conocida como la ciudad del Amor, es una de las ciudades más visitadas del mundo. En 2018 se registraron un total de 35 millones de turistas. Si recibe tantos visitantes al cabo del año, por algo será… La ciudad de la luz, la ciudad del Sena, la capital de la moda… París ha recibido cientos de nombres, y todos muy bien merecidos. Pero si aún no la has visItado, es el momento de que te plantees hacerlo. No sabes lo que te estás perdiendo.

Desde España, se tarda una media de 2 horas y media en avión para llegar a París. Por ello es un destino de lo más recomendable para pasar 3 días, tanto en amigos como en pareja. Una vez allí, descubrirás una ciudad multicultural y creativa. Llena de rincones románticos, e inspiradores. Por ello, no es de extrañar que a finales del siglo XIV y principios del XX, multitud de artistas de todos los rincones de Europa, como Van Gogh, Picasso, Cezane, o Matisse, entre muchos otros, se instalaran en París, y más concretamente en su precioso barrio de Montmartre, culminado por su majestuosa catedral de Sacre Cour, que por supuesto, debes visitar.

París es también la cuna del Jazz. Si eres amante de este estilo musical, no debes perderte sus bares con música en directo. Como tampoco podrás marcharte sin visitar su encantador barrio Latino, famoso por albergar una de las Universidades más antiguas del mundo, La Sorbonne (fundada en 1150. Famosa por su Facultad de Teología. De La Sorbona salieron grandes mentes de todos los tiempos como: Pierre Curie, Simone de Beavour, Balzac, y muchos más. Por ello, no es de extrañar sea consideradas desde hace siglos como la capital de los intelectuales.

Por supuesto, una vez estés en París, hay ciertas visitas obligatorias, que no pueden faltar en tu itinerario. Hablamos de la «archi»conocida Torre Eifel, símbolo de la ciudad, pasear por Les Champs Eliseès, y por la rivera del Sena hasta llegar a Notrê Damme, actualmente en proceso de recuperación. Deberás dedicar unas horas a visitar el Museo del Louvre, y si te queda tiempo, tras vagar y disfrutar de sus preciosas calles, visitar el museo Pompidou.

En el apartado gastronomía, te aseguramos que en París no pasarás hambre. Por todos es conocido que la gastronomía francesa es una de las mejores del mundo, ¿y qué mejor lugar para disfrutarla que París? Sus quesos, sus vinos, sus galettes (de origen normando) y crêpes… Si eres goloso, esta es la mejor ciudad donde podrás disfrutar de alta pastelería y repostería.

Conoce Londres en 3 días

Londres es una de las ciudades más cosmopolitas de Europa y un tanto vanguardista, en la que se mezclan sus modernos rascacielos con los edificios más tradicionales e históricos como la Torre de Londres o el Parlamento, junto con ciertas pinceladas góticas, que dotan a la ciudad de encanto. Para poder visitar Londres, debemos invertir una media de 3 horas de avión, con su respectivo cambio horario y previo paso por control fronterizo en el aeropuerto. Reino Unido no pertenece a territorio Schengen. Además, tras el Brexit, y su salida de Europa, para visitar cualquier territorio británico necesitarás el pasaporte.

Una vez estés en la ciudad, podrás disfrutar de toda una amalgama cultural. Londres, por ser capital del Reino Unido, es una ciudad que durante siglos ha recibido numerosos ciudadanos procedentes de países, colonizados por la Corona británica. Por ello, no es de extrañar ver caminar por sus calles ciudadanos procedentes de India, Zanzibar, China, Jamaica, Kenia, Nigeria, Bahamas…

Gracias a toda esta multiculturalidad, Londres es una de las ciudades más modernas de Europa. Una fusión de tradición, normas y refinamiento con movimientos culturales de muchos puntos del mundo, que enriquecen esta ciudad. Al pasear por sus calles, es obligatoria visitar puntos turísticos como Picadilly Circus, con su estatua del Almirante Nelson en el centro, punto de encuentro de los londinenses en sus ratos de ocio. Disfrutar de sus muchos mercadillos, también, es algo obligatorio cuando se hace turismo por la ciudad, como los de Porto Bello o Candem, dónde encontrarás maravillosos puestos de antigüedades y objetos insólitos.

Otra atracción turística que no puedes obviar en tu visita de 3 días a Londres es el cambio de guardia. Todos los días, a las 10:30 de la mañana en los exteriores del Palacio de Buckiham, se da lugar uno de los cambios de guardia más famosos del mundo. Una ceremonia de larga tradición, que merece la pena presenciar. Después, te recomendamos visitar los interiores del mismo palacio.

La ciudad de Shakespeare, escenario de la mayoría de sus obras, no es especialmente famosa por su buena gastronomía. Si no, todo lo contrario. Su plato más famoso es «Fish and Chips», que no deja de ser pescado frito y patatas. Sin embargo, un aspecto positivo en cuanto a cultura gastronómica se refiere, es la hora del té. A las 5 de la tarde, los ingleses se permiten el privilegio de pausar su frenético ritmo diario para relajarse frente a una cuidada mesa, en la que degustar un té con pastas y sandwiches variados.

3 días para recorrer las bonitas calles de Lisboa

La capital de nuestro país vecino es un perfecto destino para pasar 3 estupendos días. Lo mejor de este destino turísticos, es su cercanía. En avión, el tiempo medio del viaje es de alrededor de 1 hora y media. Aunque, si lo prefieres puedes hacer el viaje en coche, con una duración media de 5 horas, en función del origen. Lisboa es una ciudad de calles estrechas llenas de encanto, con aires de cierta nostalgia, que vale la pena conocer.

Uno de sus monumentos más famosos es la Torre de Belem, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1983. Una de nuestras recomendaciones es dejarse perder entre sus preciosas calles hasta llegar a su barrio de Chiado. Aquel que ardiera en 1988, hoy es un barrio ya renovado y verdadero corazón de la ciudad. Plagado de patios «casi» secretos, que merece la pena visitar. Una de sus ubicaciones más fotografiadas, es sin duda, su plaza del Comercio, abierta al estuario y atravesada por el encantador y representativo tranvía amarillo, que te servirá para recorrer tranquilamente toda la ciudad.

Lisboa está plagada de comercios bohemios y artesanales de las que podrás llevarte a casa estupendos objetos de esta fabulosa ciudad. Tampoco puedes perderte en tu viaje de 3 días a Lisboa, la visita al Puente 25 de Abril. Una de las atracciones turísticas más fotografiados de la ciudad, y que recibe el nombre por la Revolución de los Claveles, en 1974.

En cuanto al capítulo gastronómico, la comida portuguesa merece la pena y mucho. La gastronomía lisboeta ofrece gran variedad de platos. Desde sus famosísismos pasteles de Belem pasando por sus muchas y deliciosas formas de preparar el bacalao, como el «bacalao à Bras». Si por algo se caracterizan los lisboetas, es por su hospitalidad. Son gente muy amable, que hacen todo lo posible por hacerse entender, si eres desconocedor del idioma portugués.

Disfruta de los canales de Amsterdam en 3 días

Amsterdam es una de las ciudades más encantadoras de Europa. A menos de 2 horas de vuelo desde España, es el destino perfecto para pasar un fin de semana o un puente de 3 días. Famosa por sus canales y sus libertadas, se trata de una ciudad perfecta para disfrutar en 3 días. Además, es una de las ciudades mejor comunicada de Europa en cuanto a red ferroviaria, lo cual es perfecto si tienes pensado visitar varias ciudades Holandesas o del resto de Europa.

La ciudad más carismática y desenfadada de Europa tiene todo cuanto puedas necesitar: arte, ocio, museos, molinos, preciosos parques y espacios verdes… Para empezar, y destacando eso de los espacios verdes, Amsterdam una de las ciudades del mundo, que más cuida del medio ambiente. Por ello, no te extrañe si el transporte más utilizado en esta ciudad, son las bicicletas. Por eso, y porque el hecho de ser una ciudad atravesada por 160 canales, o lo que es lo mismo, 75 km de sistema de canales y más de 1000 puentes. Lo que la hacen una ciudad con mucho encanto. En consecuencia, te recomendamos que, si visitas la ciudad, hagas como los autóctonos y te muevas en bicicleta.

Entre sus muchos encantos, encontrarás las más de 2.500 casas flotantes, que albergan sus canales. En Amsterdam esta, es una forma de vida igual de común, que vivir en casas o apartamentos. Si has tomado la decisión de visitar la ciudad de los tulipanes, hay varios sitios que debes visitar y cosas imprescindibles que hacer. Una de las visitas obligatorias es el Rijksmuseum, que alberga las mejores obras y pintores flamencos de todos los tiempos, con más de 7 millones de obras en su interior. Los amantes de la literatura, seguro que conocerán «El Diario de Anna Frannk». En Amsterdan se encuentra la casa donde vivió escondida la niña junto con su familia, durante la ocupación alemana desde 1942 hasta 1944.

Pero más allá de las visitas obligatorias, es imprescindible pasear sin destino fijo por las calles de Amsterdam, si de verdad quieres conocer el encanto de la ciudad. Sólo de esta forma, conocerás el barrio rojo famoso por su transgresión y su turbio pasado; el Nieumarkt con el Waag -la antigua muralla de la ciudad, que hoy es una curiosa cafetería con terraza-. Como tampoco puedes dejar de pasear por el Pijp, el barrio bohemio de Amsterdam. Si el día lo permite, te recomendamos que pases unas horas en el Vondelpark, un parque con nada menos que 45 hectareas y más de 127 tipos de plantas diferentes.

En cuanto a la gastronomía, en Amsterdam podrás encontrar todo lo que te apetezca. Cuenta con una gran oferta gastronómica de comida internacional. y sobre todo, mucha comida rápida. Pero si eres de los que le gusta conocer la cultura gastronómica de los lugares, debes probar Maatjes haring (arenques crudos), que podrás encontrar en los puestos callejeros, por supuesto el queso gouda, y las Bitterballen (albóndigas fritas con mostaza), que sin duda a todo el mundo encantan.

Haz una escapada a Berlín

Berlín se encuentra a menos de 2 horas y media de España. Lo cual la hace un buen destino para visitar en un puente de 3 días. Los alemanes se caracterizan por ser gente muy seria, pero te aseguramos que esa percepción se irá de tu cabeza en cuando pises su capital. Berlín puede serlo todo pero no una ciudad tranquila.

Caminar por las calles de Berlín será como pasear la historia más reciente de nuestro continente. Sus edificios, muchos de ellos, todavía con cicatrices de la Segunda Guerra Mundial e incluso los restos del Muro, que tuvo la ciudad y al continente dividido durante 30 años, convierten Berlín en una autentica ciudad-museo, llena de recuerdos amargos y tortuosos . Por todos estos motivos, es lo que, sin duda, Berlín es una ciudad diferente con una personalidad muy particular y extravagante.

Lejos de ser una ciudad decadente, Berlín es una ciudad repleta de corrientes culturales y artísticas, transgresoras e innovadora. Esto se respira a cada paso que se da por las calles de barrios como Mitte y Kreuzberg, que no puedes dejar de visitar. Otras visitas verdaderamente obligatorias en la ciudad alemana son la Puerta de Brandenburgo, pasear por la elegante avenida Unterlinden, el Checkpoint Charlie, y el sobrecogedor monumento al holocausto. Tampoco puede faltar una visita a la isla de los museos. Otra de los aspectos más conocidos de Berlín, es el arte callejero. Sus calles están plagadas de fachadas decoradas con grafitis que son autenticas obras de arte. Sobre todo en el barrio de Kreuzberg, el barrio bohemio de la ciudad, que alberga artistas e intelectuales

En cuanto a gastronomía, Alemania en general es el país de las salchichas, por lo que en su capital, podrás encontrarlas de todo tipo: currywurst, bratwurst, brühwurst…. Esto es un factor a tener muy en cuenta, ya que existen muchos puestos callejeros de comida, en los que sus salchichas están espectaculares y deliciosas. Pero en Berlín no sólo se comen salchichas, uno de sus platos típicos y más espectaculares es el Eisbein, codillo de cerdo estofado, y como tempenpié para picar entre horas, cuando de tanto caminar te pica el gusanillo, los bretzels. Si te animas, la comida turca de berlín es tambien muy popular. Hay que tener en cuenta, que Berlín es una de las ciudades europeas, con mayor población procedente de Turkía desde hace muchas décadas.

Por qué deberías conocer Praga en 3 días

La distancia que separa Praga de nuestro país es de poco más de 2h en avión. Quienes la han visitado, no dudan en recomendarla y opinan de ella que es una ciudad de novela romántica. Praga es una ciudad barroca verdaderamente mágica, por todas y cada una de las joyas arquitectónicas que podrás encontrar en todas sus calles. Según cuenta la leyenda, Praga nació de un sueño que tuvo la princesa Lubissa, y no es de extrañar, puesto que es una de las ciudades más bonitas de Europa.

Una de nuestras recomendaciones, durante tu visita de tres días, es que te dejes caer a las horas en punto, por la plaza del Ayuntamiento, para disfrutar del espectáculo que se da en la Torre del Reloj. En ella podrás admirar el espectacular reloj astronómico medieval, que representa una preciosa obra de teatro en miniatura.

La ciudad vieja de Praga es uno de los barrios más pintorescos de Praga, por lo que no te lo puedes perder. Sobre todo por la noche, si quieres admirar la preciosa iglesia gótica, Tynsky Chrám, iluminada y con un aire espectral. Por cualquiera de las calles por las que pasees, podrás encontrar palacios barrocos, edificios renacentistas (como la casa del Elefante de Oro)… La Ciudad Dorada, como muchos la conocen, es atravesada por el Río Moldava, creando una fisionomía muy particular, con sus canales y puentes, como el Puente de Carlos, que es verdaderamente precioso, y que deberás fotografiar y cruzar. Por ello, la mejor forma de disfrutar de la ciudad en su totalidad y sin perder detalle, es paseando por sus calles empedradas.

La ciudad de Kafka es un ejemplo de fortaleza, que ha sobrevivido incluso a la Segunda Guerra Mundial y la ocupación rusa. El Callejón de Oro es otra de las visitas obligatorias, aquí se encontraban la mayoria de las casas de los alquimistas y orfebres, que llegaron a la ciudad por petición del rey Rodolfo II para fabricar oro, y que se encuentra junto a las murallas del Castillo; que también merece la pena visitar.

En cuanto a gastronomía, esta recuerda mucho a la gastronomía de sudeste de Alemania por sus ingredientes. La comida típica de Praga está repleta de setas, carne de caza, pescados de agua dulce e incluso frutos del blosque. De entre sus platos típicos, destacamos para no marcharte de la ciudad sin probarlos, el cerdo asado con pasta y col (vepřo-knedlo-zelo), Ternera rellena (panělský ptáček) o las Albóndigas de harina y patata (Knedlíky).

Diviérte durante 3 días en Viena

Viena, la ciudad imperial y del vals. Capital Mundial de la música y de la ópera. A ella podrás llegar tras poco más de 2 horas de vuelo. La ciudad que alberga la historia de la Emperatriz Sissi, es una ciudad bonita por muchas cosas, llena de riquezas arquitectónicas, pictóricas y esculturales. Si por algo Viena ostenta el título de Capital Mundial de la Música, es precisamente por ser en ella, donde grandes figuras de la música clásica, compusieron y crearon sus grandes obras, como: Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven o Richard Wagner, entre otros. En ella se encuentra, además La Opera, uno de los tres pilares fundamentales, junto a las Opera de Milán y París, del «bel canto».

Esta ciudad de estilo eminentemente barroca, llena de palacios que te dejarán boquiabierto, tiene muchos rincones que no debes perderte en su visita. Como por ejemplo el Graben, plaza que es el punto de encuentro de sus habitantes, la Catedral de San Estaba, construida en el siglo XII y de estilo Románico tardío, que no te dejarán impasible ante sus dos agujas y sus tejas de colores, que forman figuras geométricas. Es innegable, que cuanto menos, Viena es una ciudad original, de estilo palaciego y único. De hecho, podemos encontrar edificios, que lo corroboran como el Pabellón de la Secesión.

 

Una de las características más destacables de la arquitectura de Viena es el dorado. Color que se puede apreciar en la mayoría de los edificios y esculturas que hay en la ciudad, como por ejemplo la estatua del violinista en el Stadtpark, que debes visitar. Esto se debe a la gran importancia política y artística, que tuvo el imperio austrohúngaro en toda Europa hasta principios finales del siglo XIX. Repasando la lista de visitas obligatorias, antes de abandonar la ciudad, destacamos tanto el Hofburg como el Schönbruun, ambos palacios imperiales, el segundo como palacio de verano, y en los que vivieron dos de los personajes históricos más famosos de la ciudad, Elizabeth von Wittesbach, Sissi, y su esposo, Francisco José I.

En el apartado gastronómico, Viena comparte muchas similitudes gastronómicas con Berlin. Sin embargo, no te puedes marchas de allí sin haber probado su deliciosa tarta Sacher, hecha de chocolate y mermelada de albaricoque, y el Wiener Schnitzel, un delicioso y jugoso escalope de ternera empanado con el que se te hará la boda agua. Pero más alla de sus dos platos más famosos, te recomendamos el Tafelspitz, un delicioso guiso de carne de buey con verduras o el Apfelstrudel, su delicioso pastel de manzana.

3 días inolvidables en Estocolmo

¿Sabías que la capital sueca está formada por un entramado de 14 islas, unidas por 57 puentes? Estocolmo es una ciudad llena de edificios de ladrillos de piedra con estilizados chapiteles, conocida entre otras cosas por albergar el certamen y la entrega de los Premios Nobel, cada año desde 1895. A ella se llega desde España, tras haber invertido unas 3h y 50 minutos, aproximadamente.

Estocolmo es una cuidad, sobre todo verde, gracias a sus múltiples jardines y amplios parques, que salpican toda la ciudad y los distritos que la componen. Si quieres tener para el recuerdo una espectacular vista de la ciudad, te recomendamos subir a la Torre del Ayuntamiento, un elegante y sobrio edificio rojo de principios del siglo XX, en el que todos los años se celebra el banquete de los Premios Nobel.

Una vez preparado para pasear por las calles de Estocolmo, es obligatorio visitar el barrio medieval de la cuidad, el Gamla Stan. Seguramente no sepas, hasta que llegues, que es uno de los barrios medievales mejor conservados del mundo. En el podrás disfrutar de un paseo inolvidable por sus calles empedradas y estrechas, cuyos muros se han ido arqueando con el paso del tiempo y los efectos de la humedad. Otra visita que no debes perderte es al Palacio Real, uno de los más grandes de Europa, con sus 608 habitaciones. Para acabar con el paseo histórico, deberás pasar tanto por el Parlamento como por la Catedral gótica.

Al ser una ciudad compuesta por islas, Estocolmo es una ciudad en la que el agua está muy presente, formando parte de la vida cotidiana de esta. Si visitas la ciudad en invierno, podrás admirar sus bellos canales helados. Sin embargo, a diferencia de otras ciudades con canales, en sus calle, las aguas de Estocolmo están completamente limpias y cristalinas. Esto se debe a los mucho que se toman en serio sus ciudadanos el cuidado del medioambiente.

Por último, en el apartado culinario, como ya sabrás, la gastronomía sueca está plagada de recetas en las que el pescado como el salmón o los arenques son los protagonistas. Sin embargo, uno de los platos más famosos son sus estupendas albondigas, hechas con carne de res y cerdo (KOTTBULLAR) o el Råraka, una especie de crepe con caviar y patatas.

Pasea por la ciudad europea de Bruselas

La mayoría de los turistas que visitan por primera vez Bruselas, suelen sorprenderse por la belleza de esta ciudad. Muchos de ellos, reconocen llegar a la ciudad sin grandes expectativas y luego llevarse la sorpresa. Y es que la ciudad del Parlamento Europeo, que se encuentra a poco más de dos horas de vuelo desde España, es una ciudad para poder disfrutarla al completo en 3 días.

Bruselas cuenta con una de las plazas más bonitas del mundo, la Grand Place,(No es exageración. De hecho en 1998 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) Si tienes la suerte de visitar la ciudad en Navidad, no debes perderte su precioso espectáculo de luces y música, proyectado en la fachada de su majestuoso ayuntamiento de estilo gótico. Además, Bruselas cuenta con unas vistas espectaculares, que podrás disfrutar desde «El Monte de las Artes».

Bruselas es famosa por su barrio Europeo, cuyos edificios modernos de finales del siglo XX contrastan enormemente con su casco histórico, de clara tendencia gótica. Pero también es famosa por el Atomiun, que no podrás perderte, y también por su Manneken Pis, la escultura de un niño haciendo pis, que simboliza el espíritu independiente de sus habitantes, y que ha sido robada en varias ocasiones, de la que también hay una versión femenina e, incluso, canina. También deberás visitar las Galerías Saint-Hubert, una de las primeras galerías comerciales de Europa, diseñadas en 1837. Se trata de un pasillo de 200 metros con una enorme y preciosa cúpula, que alberga tiendas exclusivas y restaurantes.

Te recomendamos, que completes tu viaje a Bruselas y tu paseo por la ciudad, visitando tres edificios muy importantes: el Palacio Real, La Bolsa y el Palacio de Justicia. Por cierto, si te gusta el mundo del cómic no te puedes marchar si hacer la «Ruta del cómic», con varios museos dedicados a Tintín, Lucky Luke o Los Pitufos, entre otros muchos que fueron creados en este país.

Gastronómicamente hablando, no hay nada más famoso internacionalmente, que proceda de Bélgica, eso son los gofres. En esta ciudad podrás probar y disfrutar de verdaderas delicias. Estamos seguros, que si los pruebas, con uno no bastará. Pero en Bruselas también podrás probar los Moueles-frittes, mejillones con patatas que están de escándalo y las frikadellen, unas salchichas fritas hechas a base de carne de ternera, pollo y cerdo y especias.

Nuestra recomendación

  • 🥇 París.Por supuesto, la ciudad del amor y la más visitada del mundo debía estar la primera dentro de nuestras recomendaciones. Y no porque lo digamos nosotros, si no porque es lo que opina todo el mundo. Es una ciudad fantástica, que mezcla la cultura, el arte y la modernidad. Una ciudad llena de esencias, que es inolvidable. Te aseguramos que 3 días en ella te sabrán a poco y que volverás.
  • 🥈 Amsterdam. La capital de Holanda es una ciudad perfecta para visitar en una escapada de 3 días. Se trata de una ciudad con un tamaño no muy grande, que puedes recorrer perfectamente a pie, y si te atreves en bici. Cuenta con una gran oferta de ocio y un ambiente joven, que no te puedes perder. Se la ciudad ideal para visitar en un viaje de amigos.
  • 🥉 Roma. La ciudad eterna como muchos la llaman es un destino estupendo para disfrutar del turismo cultural durante 3 días. Cuenta con un clima suave, ideal para pasear por sus calles empedradas. Por no hablar de lo bien que se come en esta ciudad ¿a quién no le gusta la pizza?

Tabla comparativa de mejores ciudades de Europa

  • Roma ➡️  Horas Viaje: 2h 30′  Distancia: 1.363km  Divisa: Euros Diferencia Horaria: Ninguna
  • París ➡️  Horas Viaje: 2h 30′ Distancia: 1.272 km Divisa: Euros Diferencia Horaria: Ninguna
  • Londres ➡️  Horas Viaje: 2h 20′ Distancia: 1.263km Divisa: Libras Diferencia Horaria: 1h menos
  • Lisboa ➡️  Horas Viaje: 37’ Distancia: 503km Divisa: Euros Diferencia Horaria: Ninguna
  • Viena ➡️  Horas Viaje: 2h 15′ Distancia: 1. 810km Divisa: Euros Diferencia Horaria: Ninguna
  • Amsterdam ➡️  Horas Viaje: 1h50’ Distancia: 1.482km Divisa: Euros Diferencia Horaria: Ninguna
  • Praga ➡️  Horas Viaje: 2h 12′ Distancia: 1.773km. Divisa: Corona Checa. Diferencia Horaria: Ninguna
  • Bruselas ➡️  Horas Viaje: 2h 25′  Distancia: 1.316km. Divisa: Euros. Diferencia Horaria: Ninguna
  • Berlín ➡️  Horas Viaje: 2h20’  Distancia: 1.870km  Divisa: Euros Diferencia Horaria: Ninguna
  • Estocolmo ➡️  Horas Viaje: 3h 15’  Distancia:2.594km  Divisa: Corona Sueca Diferencia Horaria: Ninguna

Lo que debes saber antes de viajar por Europa

Para algunas personas, planear un viaje puede ser estresante. Sobre todo si es el primero que hace al extranjero. Sin embargo, esto no quiere decir, que hacer planes y viajar no se disfrute o que estas personas disfruten menos que el resto. Si es tu primer viaje fuera de España, queremos compartir contigo una serie de consejos útiles para organizarlo bien, y que vendrán de perlas.

La primera recomendación es que elijas el destino en función de la época en la que viajes. Europa es muy grande, y cuenta con climas muy variados. Hay ciudades muy húmedas y frías, como Estocolmo o Amsterdam, que se disfrutan más en primavera o verano. Lo mismo pasa, con otras en las que su clima es más parecido a España, como el caso de Roma, por lo que el otoño o la primavera, con temperaturas más suaves, serán estaciones perfectas para disfrutarlo mucho más. Si por el contrario, tienes muy claro la ciudad que quieres visitar, hazlo en fechas más propicias a ello.

Si tu presupuesto es limitado, es mejor que te informes sobre las temporadas bajas de cada ciudad. La diferencia de precio de una temporada a otra, en muchos casos, es considerable.

La segunda recomendación es que prepares tu maleta fijándote en las recomendaciones de otros viajeros y el pronóstico meteorológico. Hay ciudades, sobre todo en el norte de Europa, en las que probablemente en un mismo día experimentes varios cambios de clima. Es el caso de Londres, que por la mañana puede hacer un día soleado y por la tarde lluvia. Importante: puesto que seguramente visites la ciudad con la intención de hacer turismo, mete en tu maleta calzado cómodo. Sigue las indicaciones y recomendaciones de blog de moda y no te conformes con meter un par de deportivas, ten dos opciones. De esta forma, si tu primera opción se moja por la lluvia, podrás tener una segunda. Por supuesto, no esperes a estrenar un par de zapatos nuevos durante tu viaje. Puede que te arrepientas, y que tus pies lo paguen caro con rozaduras y ampollas.

Añade a tu maleta un bolso o mochila donde meter tus cosas, que sea cómodo y práctico. Si es ligero y fácil de plegar mucho mejor. Te en cuenta que en ella, probablemente necesites meter, a parte de tus efectos personales, una guía de viaje, paraguas, chaqueta, botella de agua, algunas compras…

El tercer consejo es que te informes de los horarios habituales de los establecimientos de la ciudad, que vas a visitar. Es importante, que tengas en cuenta, que en España acostumbramos a tener unos horarios de comidas, que no coinciden con algunos países (por no decir la mayoría) europeos. Las horas de luz natural, que tenemos en España hace que nuestras comidas y cenas sea más tardías. Sin embargo, esto no sucede ciudades como Bélgica, que al anochecer mucho antes, los restaurantes ofrecen comidas y cenas mucho antes. Sin embargo, hay ciudades como París, que es la más turística de todas, cuyos locales, bares y restaurantes tienen cocinas «non stop», que se adaptan a los horario de todos los turistas. Pero esto no es algo generalizado en todos los países.

Nuestro cuarto consejo es que te informes de los medios de transporte que hay en la ciudad que vas a visitar. Por internet puedes encontrar toda la información que necesites de forma súper detallada. Incluso dispondrás de planos de la ciudad con todas las líneas de los medios de transporte de dicha ciudad: bus, metro, tranvía, trenes, bicicletas… Tanto si viajas en avión como si viajas en tren, es conveniente que conozcas en medio de transporte, que necesitas para desplazarte desde aeropuerto o estación, hasta el centro de la ciudad y hotel.

La mayoría de aeropuertos europeos cuentan con servicios «lanzaderas», que suelen ser trenes o autobuses, que te llevan directamente desde el centro de la ciudad hasta el aeropuerto, y viceversa, por precios muy económicos. Además, podrás contratarlos desde casa, por internet, antes de salir de viaje. Muchas de estas compañías, ofrecen descuentos si lo reservas con antelación, en lugar del mismo día, comprándoselo al conductor.

Quinto consejo. Organiza un «planning» de tu viaje. De esta forma, si te haces una guía con los monumentos, visitas y actividades a realizar cada día. Podrás aprovechar al máximo los tres días que durará tu viaje. Si tienes claro las visitas que quieres hacer cada día, te recomendamos que compres o reserves las entradas con antelación para evitar las colas, que te harán perder tiempo. En la actualidad, museos como el Louvre, el Vaticano y otros muchos, cuentan con páginas web en las que podrás comprar tus entradas en el horario que prefieras y el día que quieras.

El sexto consejo, y muy importante, es que te informes del tipo de divisa, que se utiliza en el país que vas a visitar. No todos los países Europeos usan el Euro. Por ejemplo en Londres debes pagar en Libras, en Praga la Corona Checa. Así, si lo necesitas, podrás cambiar moneda en tu banco unas semanas antes de emprender tu viaje. Si bien es cierto, que en la mayoría de establecimientos aceptarán pagos con tarjeta, habrá algunos en los que tengas que pagar en efectivo. Por no hablar de las comisiones, que cobra cada entidad bancaria por pagar con tarjeta en una divisa distinta. Toda esta información, es recomendable que la conozca previamente.

¿Como planear un viaje de 3 días por Europa?

Además, queremos compartir contigo, para que te sea más fácil planear tu primer viaje al extranjero, los 8 pasos más importantes y necesarios para que sea un éxito.

Paso 1. Elige el destino y las fechas. Ahora ya lo tienes más fácil. Gracias a nuestra lista de destinos imprescindibles con sus pros y contras, podrás elegir el tuyo con más facilidad.

Paso 2. Establece el presupuesto. Este es uno de los puntos más importantes. Si no lo haces bien, puede que te veas en apuros económicos durante tu viaje, y no lo disfrutes debidamente. Para esto, debes tener en cuenta el tipo de divisa, entre otras cosas.

Paso 3. Elige el hospedaje en función de tu presupuesto. En toda Europa podrás encontrar todo tipo de opciones de hospedaje, según tu presupuesto. Desde hoteles con muchas estrellas para los presupuestos más altos, hasta albergues donde compartir habitación, para los más ajustados, que podrás encontrar en HostelWorld, por ejemplo. Además, ahora también hay opciones muy económicas de alquiler de apartamentos, o habitaciones en casas compartidas, gracias a aplicaciones como Air bnb.

Paso 4. Asegúrate de que tu documento de identidad estará en vigor en el momento del viaje. Hay compañías aéreas, que no permiten el embarque a los pasajeros que no tienen en vigor sus documentos identificativos. Además, hay países en los que esto es motivo de sanción, en caso de que las autoridades te lo soliciten.

Paso 5. Activa las tarjetas que utilizarás para pagar y asegúrate de que no están caducadas cuando las utilices. Esto es importante si no quiere verte en un aprieto a la hora de pagar en un establecimiento.

Paso 6. Contrata un seguro de viajes o da de alta la tarjeta sanitaria de la Unión Europea. En caso de necesitarlo, podrás recibir asistencia médica en aquellos países pertenecientes a la UE.

Paso 7. Prepara tu equipaje. Para ello, debes tener en cuenta el tipo de billete de avión que has contratado, que te permitirá unas medidas y pesos máximos en tu equipaje. Si te pasas, la mayoría de las compañías aéreas suele comprar un suplemento en función del peso, que hayas excedido. Además, para evitar problemas con el tamaño del equipaje puedes comprar maletas de tamaño universal para cabina.

Paso 8. Investiga un poco sobre el lugar que visitarás, costumbres, comidas, mejores sitios para comer… De esta forma, tendrás una idea del lugar que visitarás y te sentirás menos perdido cuando llegues a la ciudad de destino.

Comentarios